5 ideas para reformar una casa vieja

    Heredar o comprar una casa antigua para ponerla a tu gusto es una de las opciones más escogidas en los últimos tiempos, por eso hoy te traigo 5 ideas para reformar una casa vieja

    Restaurar una casa vieja revaloriza la vivienda y puede salir más rentable que comprar una casa nueva. Todo dependerá del estado del inmueble y del alcance de la reforma.

    Antes de ponerte manos a la obra, es conveniente que tengas presente los siguientes pasos para reformar una casa antigua:

01.

Planifica.

    Qué espacios necesitas, cuáles son tus rutinas diarias, de cuánto presupuesto dispones para reformar una casa vieja, etc. Todo ello con el fin de pensar en un hogar confortable y adaptado a tus necesidades.

02.

Solicita presupuesto a un arquitecto y revisa con él/ella toda la obra que desees hacer.

    Cuando se va a reformar una casa antigua, un error muy común es solicitar primero presupuesto a diferentes albañiles y constructoras, ya que cada uno de ellos presupuestará una obra diferente.

    Los estudios de arquitectura definimos los límites del proyecto: qué se va a hacer y qué no. Por lo tanto, lo ideal sería pedir presupuesto a las constructoras una vez tienes el proyecto perfectamente definido, de esta manera, podrás hacer una comparación real de las diferentes propuestas.

03.

Valora el estado de la vivienda.

    Para ello, te aconsejo que contrates a un profesional que lo haga. Es imprescindible conocer cómo se encuentra la vivienda antes de comenzar la obra, sobre todo si es una casa antigua. 

    El precio de reformar una casa vieja puede variar mucho en función de su estado. En el siguiente punto hablo más en detalle de esta cuestión.

Centrarse en lo básico o cómo reformar una casa antigua sin gastar mucho dinero

    En resumen, el precio de una reforma depende del nivel de acabado y confort que quieras darle a tu hogar, esto te explico en mi artículo anterior Cuánto cuesta reformar una casa

    Si dispones de un presupuesto ajustado para reformar una casa antigua, te aconsejo que te centres primero en «sanarla». Todas las construcciones necesitan un mantenimiento y al cabo de ciertos años pueden aparecer problemas asociados al desgaste de los materiales. Por eso es tan importante conocer el estado de la vivienda antes de tirar la primera pared.

1.

Revisar la estructura, las instalaciones y el aislamiento.

    Si las estructuras se encuentran en buen estado no necesitarás demoler, pero en caso de que vigas, pilares ó muros de carga no sean seguros, deberá ser lo primero que repares en la reforma de tu casa.

    También debes prestar atención a las instalaciones de electricidad, fontanería y saneamiento existentes. Independientemente de su estado, al reformar una casa antigua recomiendo cambiar estas instalaciones por unas actuales, por seguridad.

    Invertir en un buen aislamiento térmico y acústico es sinónimo de bienestar. Las casas antiguas suelen tener muchos ”puentes térmicos” que deja entrar el frío y no retiene el calor.

    A la larga, esto se traduce en mayor consumo eléctrico y más gasto en la factura de la luz. Además de la sensación de poco confort. 

    Otros elementos a tener en cuenta para mantener un buen aislamiento son las puertas y ventanas, las cuales aconsejo siempre con rotura de puente térmico.

2.

Detectar los focos de humedad.

    Como consejos para reformar una casa antigua, detectar los focos de humedad es una tarea clave si quieres disfrutar de un hogar confortable. 

    Este es uno de los principales problemas de las casas viejas y saber qué produce la humedad evitará males futuros.

3.

El interior no solo es lo que cuenta.

    En el caso de la reforma de pisos y apartamentos, deberás tener en cuenta el interior del inmueble. Sin embargo, en una casa también debes prestar atención al exterior. 

    Al margen de lo estético, las paredes externas y el tejado también pueden ser el origen de focos de humedad, goteras, etc.

    Puedes restaurar una casa vieja teniendo en cuenta el entorno que la rodea para que no desentone. Puede que con algunos arreglos, el exterior de tu casa no necesite más.

De lo funcional a lo estético: Ideas para reformar casas viejas.

    Las casas antiguas pueden tener mucho encanto y podemos aprovecharlas para conseguir un hogar muy vintage.

    A continuación, te traigo varias ideas para reformar una casa antigua, sin importar su tamaño.

1.

Recupera antes de tapar o tirar.

    Combinar elementos antiguos y nuevos da un toque original y acogedor, que recuerda a los veranos en casa de la abuela. Por ejemplo, puedes mantener las cornisas y molduras, que han vuelto a ser tendencia en decoración.

Otra idea para reformar una casa de pueblo es pulir y abrillantar los azulejos existentes.

    Dejar la pared original sin pintar o piedra a la vista y combinarla con colores pastel. Así consigues un conjunto suave y armonioso.

    En algunos casos, dejar las vigas al descubierto también puede ser una buena opción.

    Puedes optar por conservar parte del suelo antiguo en algunas zonas como el recibidor y combinarlo con suelos de cerámica, madera o piedra.

    En cuanto a la decoración, si quieres reformar una casa sin gastar mucho, puedes restaurar o pintar muebles antiguos, conservar la carpintería existente si está en buen estado o teñir telas.

    Todos los elementos de una casa vieja son piezas con historia, con un encanto que las casas totalmente nuevas no tienen. ¡Aprovéchalo!

Ideas para reformar una casa pequeña: saca partido a la iluminación de cada espacio

    Las casas antiguas suelen ser bastante oscuras, por lo que para tener un hogar confortable debes tener en cuenta qué zonas necesitarán mucha iluminación y de qué tipo (natural o artificial).

    Aumentar la luz natural genera sensación de amplitud, por lo que conocer la función que tendrá cada lugar de la casa es crucial para escoger una correcta orientación y distribución, que favorezca su iluminación.

    La luz natural no solo influye en el consumo energético, también en nuestro bienestar. 

    Muchas veces la solución es crear zonas más amplias, como por ejemplo los espacios diáfanos o abrir zonas al exterior, si es posible.

    Cerrar ventanas disminuye la cantidad de luz y ventilación que entra, por lo que te recomiendo dejar solo los que sean necesarios. Las ventanas oscilobatientes son una excelente opción para incrementar la luz y la ventilación en los hogares.

    Otra idea para reformar una casa unifamiliar es incluir luces led en los muebles y paredes.

    Los techos altos, que suelen tener muchas construcciones antiguas, me encantan. ¿Por qué no incluir una cama elevada con un escritorio debajo en una de las habitaciones?

    Algunas casas tienen falsos techos, los cuales puedes quitar para aprovechar mejor el espacio.

¿Tienes una casa vieja para reformar? Solicita presupuesto sin compromiso y te ayudaré a sacar las mejores ideas para reformar tu casa.

Si te ha resultado útil este post, escríbeme en comentarios para crear otros artículos con más ideas para reformar una casa vieja.