Vivir en el campo:
ventajas y desventajas de un estilo de vida más libre

    Puede que siempre hayas tenido una voz interior que te decía que algún día te irías a vivir al campo.

    Que lo de levantarte cada mañana y salir al trajín de la ciudad cada vez tiene menos sentido en el estilo de vida que quieres llevar.

    Pero desde un tiempo a esta parte, después de todo lo que ha sucedido, la idea es más fuerte que nunca.

    Una vida sin aglomeraciones, sin ruido, sin aire irrespirable, sin grandes masas de hormigón y ni rastro de un poco de verde… Una vida sin todo eso cada vez parece más atractiva.

    Y has pasado de preguntarte «por qué vivir en el campo» a preguntarte «por qué no».

    Pero, ¿es realmente la solución para ti?

    Veamos cuáles son las ventajas vivir en el campo.

Qué beneficios tiene vivir en el campo

    Vas a tener que enfrentarte a grandes cambios si decides empezar a vivir en el campo. Algunos de estos cambios  serán más positivos que otros. Y en gran medida dependen de las cosas que a ti te gusten o te hagan sentir bienestar.

    A continuación te hablo de las algunas buenas razones por las que vivir en el campo.

Ritmo más tranquilo

    Aunque tengas las mismas responsabilidades, el ritmo de vida es más tranquilo.

    No tienes que lidiar con un barullo de gente con prisa cada vez que sales de la puerta de tu casa.

    El rural te permite una vida más pausada y tranquila. Invita a la reflexión y a observar las cosas como son.

Contacto con la naturaleza

    La jungla de hormigón nos causa un estrés visual inconsciente. Por el contrario, la naturaleza nos relaja y ayuda a bajar nuestros niveles de estrés.

    En la ciudad vivimos desconectados de la parte natural que tanta falta nos hace para nuestro bienestar físico y psicológico.

    En el rural podrás volver a conectar con esa parte y sentirte mejor.

    Si te vas a vivir en el campo con niños, ellos serán los primeros en aprovechar al máximo:

  • El contacto con la naturaleza.
  • El cuidado del medio ambiente.
  • Adquirirán conciencia de cosas que resultan lejanas en una ciudad.
  • Además podrán jugar con más libertad.

Es todo un lujo.

Vivir en el campo es más sano

    Además de disminuir los niveles de estrés, la vida en un pueblo te garantiza disponer de un aire más limpio. Tus pulmones y tu salud en general lo agradecerán.

    Por otra parte, descansarás mejor, ya que no existen los constantes ruidos de la ciudad (tráfico, sirenas, obras, gente a todas horas…).

    Es más fácil conciliar el sueño en silencio y dormir toda la noche del tirón como un niño.

    El descanso es fundamental para tener una mejor salud.

    Pero además, estar constantemente sometidos al ruido de la ciudad puede causar otros problemas, como estrés, pérdida de audición…

Precios más bajos

    Si estás pensando en hacerte una casa o reformar, los precios por metro cuadrado serán mucho más económicos en una zona rural.

    Esto te permitirá disfrutar de una vivienda mejor a un precio más bajo.

    Pero no solo eso, los gastos cotidianos en el rural también suelen ser más económicos. El agua, la tasa de basura o la lista de la compra pueden salirte por menos que en una ciudad.

Otras ventajas de vivir en el campo

    Otros motivos por los que es mejor vivir en el campo es que descubrirás muchas cosas nuevas y vivirás experiencias que ni siquiera te habías imaginado antes.

    Puede que te sientas un poco ignorante cuando no sepas si una planta es venenosa o cuando no tengas ni idea de qué hacer si te encuentras a un pájaro fuera del nido. Pero tu vida será mucho más rica.

    Por otra parte, tus vecinos se convertirán en personas muy importantes para ti y tendrás una relación estrecha con ellos (si es lo que quieres).

    Según tu personalidad, es posible que encuentres tus propios beneficios o cuál es la ventaja de vivir en el campo más importante para ti. Porque al final la experiencia será lo que tú quieras que sea.

Desventajas de vivir en el campo

    Porque no todo es de color de rosa, la vida en un pueblo también tiene sus inconvenientes, como por ejemplo:

  • Necesitarás el coche para desplazarte.
  • La oferta de ocio y cultura o arte va a ser menor que en la ciudad.
  • Ciertos servicios (públicos o privados) no serán tan accesibles.
  • El trabajo en el pueblo es más duro, sobre todo si has pensado en vivir en el campo de forma autosuficiente. La agricultura no es fácil.
  • La conectividad en ciertas áreas no es demasiado buena.

    Hay quien habla de menos vida social, pero la realidad es que la gente suele estar más unida y aunque haya menos personas, siempre hay alguien.

    Eres tú al final quien tiene que decidir si para ti es mejor vivir en el campo o en la ciudad según el estilo de vida que quieras llevar.

    Pero irse de las grandes urbes no siempre significa irse lejos. A veces las afueras son una buena opción para vivir en el campo cerca de la ciudad.

    ¿Ya tienes más claro que opción es mejor para ti?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Otras noticias que te pueden interesar