Las 5 fases en un proyecto de arquitectura

En muchas ocasiones cuando vamos a llevar a cabo la reforma o construcción de una vivienda surgen dudas sobre cuáles son las diferentes fases en un proyecto de arquitectura, qué documentación es necesaria para pedir la licencia de obras y si esta, debe ser visada o no, etcétera. El estudio de arquitectura, una vez aprobado el anteproyecto por el cliente, elabora el proyecto básico y el proyecto de ejecución, dos documentos complementarios y necesarios para asegurar el éxito de la obra. Por último, comenzaría la dirección de obra y el inicio de la reforma o construcción. 

En este artículo te contamos las fases de un proyecto de arquitectura con todo lujo de detalles. ¡Vamos a ello!

fases en un proyecto de arquitectura

1.- Fase previa: definimos las necesidades del cliente y creamos la propuesta de arquitectura

La primera fase en todo proyecto de arquitectura consiste en recopilar la mayor cantidad de información sobre el cliente: la personalidad, el estilo de vida, las necesidades en el hogar (en el presente y en el futuro), sus expectativas, etcétera. Por ejemplo, si se trata de una pareja que quiere formar una familia, debemos tenerlo en cuenta para saber cuánto espacio necesitará, cuál será su distribución, la accesibilidad a cada zona de la casa…

Esta información la organizamos en un documento donde describimos todas las habitaciones y espacios, sus tamaños aproximados y las características únicas que busca el cliente. 

Por otro lado, también documentamos las condiciones existentes en el lugar del proyecto: si se trata de una vivienda a reformar o por el contrario será una nueva construcción en un terreno. En este último caso, determinamos cuáles serán los límites de la propiedad y las medidas de cualquier estructura. 

También valoramos el clima de la zona, cómo afecta a las construcciones y cuáles son las regulaciones que influyen en el proyecto.

A continuación, definimos un presupuesto preliminar, vemos la viabilidad del proyecto y establecemos unos plazos de ejecución aproximados. 

Se trata de una fase en la que el cliente debe estar muy implicado con el estudio de arquitectura y estar dispuesto a responder preguntas personales. Contestar adecuadamente a ellas es imprescindible para comprender el diseño que necesitamos crear y que satisfaga al 100 % sus necesidades. 

Esta fase, por lo general, puede llevar de 2 a 4 semanas. 

En este primer contacto, la comunicación entre el estudio de arquitectura y el cliente debe ser fluida. Si aún no lo tienes claro, aquí te explicamos cómo elegir a un buen arquitecto en Murcia

Te interesa saber…

Disponemos de oficina física en Murcia y Alicante, por lo que a tu disposición queda un espacio donde rodearte de materiales, ejemplos de proyectos y en definitiva el ambiente que necesitas para concentrarte en tu proyecto. 

fases en un proyecto de arquitectura

2.- ¿Qué es un anteproyecto en arquitectura?

Una vez contamos con toda la información anterior, es hora de conocer qué es un anteproyecto en arquitectura. Se trata de un documento formado por el conjunto de planos que explican de forma gráfica el diseño de las plantas, secciones (cortes) y alzados (de frente y perfil), es decir, contiene la información necesaria sobre las medidas y la forma de la casa que quieres construir o reformar.

Se trata de una fase muy creativa en la que trabajarás muy de cerca con nosotros. Estos primeros encuentros sirven para conocer las ideas iniciales que tienes en mente hasta convertirlas en opciones de diseño que resuelvan tus necesidades.

En otras palabras, nos encargamos de materializar lo que tienes en mente y aplicarlo al mundo real.

¿Qué incluye un anteproyecto de construcción?

Por lo general, estos son los elementos que se incluyen en un anteproyecto: el concepto de las soluciones propuestas por el arquitecto, las plantas arquitectónicas, las secciones, los alzados o fachadas, la planta de cubierta y las volumetrías (los 3D) que en nuestro estudio podrás ver tú futura casa dándote un emocionante paseo virtual, como si de un videojuego muy serio se tratase.

De entrada, puede resultar complejo de comprender, pero cada caso (¡y casa!) es única y es por ello, que la solución propuesta varía. Se puede realizar desde un dibujo a mano alzada, un 3D, una maqueta, realidad virtual… Lo primero es entender bien la idea y después ver qué tipo de documentación es la adecuada.

En resumen, el anteproyecto explica de forma gráfica las obras que se van a realizar. Tu aportación como cliente en esta etapa es muy importante, ya que irás decidiendo si las soluciones que te iremos proponiendo te gustan o no. A nivel de diseño conviene que la mayor parte de ellas queden definidas para, a continuación, avanzar con el proyecto básico y de ejecución.

Digamos que el anteproyecto marca los ingredientes a seguir en el resto de la receta.

En el anteproyecto también se valora el presupuesto que quieres invertir en tu nuevo hogar, pues, el diseño y la calidad de sus acabados deben corresponderse con los recursos que tengas para evitar malentendidos y sorpresas futuras. 🙃

Ojito con esto…

Para nosotros es la fase más importante, porque se grafían los sueños de toda una vida, pasada, presente y futura, esta vivienda será un legado que perdurará… Como anécdota, solemos imprimir una de las imágenes en 3D que mejor representen la idea de proyecto, y colocarla en tablón de frente a los escritorios, para siempre tenerla presente y no desviarnos de la idea original.

estilo de una casa

3.- Las diferencias entre un proyecto básico y un proyecto de ejecución en arquitectura

En el mundo de la arquitectura, la planificación y la ejecución son dos etapas cruciales para llevar a cabo un proyecto de construcción. Dos de los documentos más importantes en este proceso son el proyecto básico y el proyecto de ejecución. A menudo, estas fases se confunden debido a su similitud en nombre, pero en realidad, tienen roles y características muy distintas.

A continuación, explicaremos las diferencias clave entre un proyecto básico y un proyecto de ejecución, aclarando su importancia y sus respectivas funciones en la creación de edificaciones.

¿Qué es un proyecto básico?

El proyecto básico en arquitectura es la fase de la planificación que recopila toda la documentación necesaria que define las características globales de la vivienda y asegura el cumplimiento de las exigencias básicas (el Código Técnico de Edificación y las ordenanzas municipales). Este trabajo consta de:

  • Memoria descriptiva: se crea un diseño conceptual que refleja las ideas y las necesidades del cliente. Esto incluye la distribución general de espacios y la apariencia visual general del edificio.
  • Planos de las plantas, los alzados y secciones, a escala y acotados. Dejando claras la ocupación, las superficies, etc…
  • Justificación del cumplimiento del CTE (de todos y cada uno de sus apartados…)
  • Presupuesto estimado de la obra por capítulos. 

Se debe desarrollar de forma rigurosa y detallada para poder obtener la Licencia de Obra y otras autorizaciones administrativas, si es el caso, pero no es suficiente para comenzar la construcción de las obras. Y es aquí cuando entra en el juego el proyecto de ejecución.

El proyecto básico no es necesario visarlo, pero si recomendable, nosotros siempre lo hacemos. Al presentarlo en el Ayuntamiento, comienza el proceso de aprobación de la Licencia Urbanística por parte de la administración correspondiente.

¿Qué es un proyecto de ejecución?

Una vez que el proyecto básico está completo, se procede a la etapa de elaboración del proyecto de ejecución, que se puede decir que es el desarrollo del primero y define con precisión cómo se ejecutará la obra.

En el proyecto de ejecución se debe respetar todo lo descrito en el proyecto básico sobre el que hemos solicitado la licencia de obra y que en este momento estará aprobada o en trámite.

Esta fase se centra en los detalles técnicos y constructivos necesarios para llevar a cabo la construcción de la vivienda e incluye:

  • Toda la documentación del proyecto básico
  • Memoria de cimentación y estructura
  • Planos de cimentación, estructura, detalles constructivos y dimensionado de las instalaciones (fontanería, electricidad, carpinterías…)
  • Pliego de condiciones
  • Justificación de las soluciones y cumplimiento del CTE en fase de ejecución
  • Mediciones detalladas acorde a los planos
  • Certificado energético
  • Control de calidad para asegurar que la obra se ejecuta según el proyecto
  • Presupuesto (se seleccionan los contratistas que llevarán a cabo la construcción)

Este proyecto sí es necesario visarlo para poder ejecutar la obra.

¿Es posible unificar los dos proyectos en uno?

Sí es posible aunque no es recomendable, ya que los ayuntamientos suelen tardar más de 3 meses en responder y aprobar la licencia de obra. En estos casos, entregamos primero el proyecto básico, que es más ágil de hacer que los dos a la vez y, mientras el ayuntamiento lo valida, vamos avanzando en el proyecto de ejecución.

En resumen, el proyecto básico y el proyecto de ejecución son dos etapas fundamentales en la arquitectura, cada una con un propósito específico. El proyecto básico se enfoca en la concepción y el diseño inicial, mientras que el proyecto de ejecución se centra en los detalles técnicos y constructivos necesarios para llevar a cabo la construcción. Ambos son igualmente importantes y colaboran para lograr el éxito de la obra.

detalle constructivo 67

4.- Medición por partidas: cómo solicitar un presupuesto en arquitectura

La medición por partida es un proceso fundamental en la fase de presupuesto y planificación de un proyecto de arquitectura. Consiste en la elaboración de un listado detallado de todas las partidas o elementos que componen la obra, junto con las cantidades y especificaciones correspondientes. Estas partidas pueden incluir desde materiales de construcción y mano de obra hasta servicios especializados.

La medición por partida proporciona una base sólida para la elaboración de presupuestos precisos, ya que desglosa cada aspecto del proyecto. Esto facilita la identificación de costes individuales, permitiendo una estimación más exacta de los recursos necesarios y es crucial para determinar el coste total del proyecto.

La solicitud de presupuesto generalmente se realiza en la etapa de diseño después de haber avanzado lo suficiente en la planificación para proporcionar detalles significativos del proyecto. A medida que vamos creando el proyecto de ejecución, nos ponemos manos a la obra para solicitar el presupuesto final de la obra. Para ello, es importante que el proyecto de ejecución sea lo más detallado y exacto posible. Las mediciones realizadas para el presupuesto deben coincidir prácticamente al 100 % con los planos y el proyecto de ejecución, para evitar problemas de sobrecostes o imprevistos en el futuro.

La selección del constructor

En esta fase contactamos y solicitamos presupuesto a los diferentes agentes que estarán implicados en la ejecución de la obra: constructoras, proveedores especialistas, arquitecto técnico, etc. Una vez los tenemos, los comparamos y nos aseguramos que el cliente entiende todos los detalles y cláusulas antes de seguir adelante.

Es una etapa delicada ya que deberás escoger a los profesionales encargados de la construcción o reforma de tu nuevo hogar. El arquitecto puede colaborar en esta fase, proporcionando recomendaciones de confianza, valorando la capacidad técnica y analizando el presupuesto y los plazos en general.

En resumen, la medición por partida se realiza en la fase de planificación para desglosar los costes y la solicitud de presupuesto, se lleva a cabo en la etapa de diseño una vez que se disponga de documentación detallada. Ambos procesos son esenciales para una exitosa gestión financiera en proyectos de arquitectura.

5.- La dirección de obra del arquitecto

Una vez tenemos hecha la parte documental ¡nos ponemos manos a la obra!

La dirección de obra es una de las fases que más atención requiere en un proyecto de arquitectura, ya que, cada profesional debe cumplir con lo establecido en el proyecto de ejecución.

Nuestra presencia en la obra debe ser constante para verificar que los planos, los plazos, los materiales, los presupuestos y los pagos se realizan según lo acordado y todo fluye entre las diferentes empresas que participan en la construcción.

En esta fase de campo, visitamos el lugar regularmente (en función de las necesidades y dimensión del proyecto) para responder preguntas que le puedan surgir al constructor y abordar de forma proactiva cualquier posible imprevisto. También, sacamos fotografías y redactamos informes para documentar el progreso, verificar la calidad de los materiales, los acabados y la mano de obra.

Una vez finaliza la obra, realizamos una revisión y certificación de que las especificaciones del proyecto y las expectativas del cliente se han cumplido con éxito. 

En resumen, el trabajo del arquitecto en esta última fase es amplio. Una vez firmado y aprobado el certificado final de obra, se dan por concluidos los trabajos y se certifica que la vivienda está lista para su uso y disfrute. 🤩

Si estás pensando en construir o reformar tu casa en Murcia o Alicante, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo y solicitar presupuesto.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Otras noticias que te pueden interesar

reformas en casa

¿Estrés por obras en casa? Así puedes sobrellevarlo

Reformar nuestra casa puede ser un proceso emocionante y lleno de ilusión. El objetivo de este artículo es proporcionar algunos consejos prácticos para saber cómo reaccionar ante sorpresas, que pueden costar dinero y tiempo, y manejar el estrés durante una reforma. Sigue leyendo para saber más.

Leer más »
baño de ensueño

Cómo convertir tu baño en un templo

El cuarto de baño puede ser nuestro pequeño espacio de relajación en casa. Gracias a su versatilidad y al diseño de interiores podemos convertirlo en nuestro oasis particular para recuperar la calma después de una jornada agotadora.

Leer más »